Colaboraciones

No está mal para ser mujer

Sé una señorita». «Cruza las piernas, no seas machorra». «Menudo carácter». «¿Qué pasa, tienes la regla?». «Las niñas maduran antes». «Los videojuegos son de chicos». «El fútbol es de niños». «¿Qué te has puesto?». «Ese pintalabios es de puta». «¿Por qué hablaste con él si no querías nada?». «Te voy a hacer mujer».

«¿Eso vas a estudiar? Ahí solo hay hombres». «Deberías de ser más femenina». «¿Qué pasa que no tienes cuchilla para afeitarte?». *Silbido*. «¿Qué hacéis LAS DOS tan solitas?». «A ti lo que te hace falta es un buen hombre». «Es que las tías no sabéis aceptar un cumplido». «Ser mamá es lo mejor que te puede pasar en la vida». «Algo haría». «Qué graciosa eres para ser tía». «Para ser tía se te dan muy bien los deportes». «Tú búscate un futbolista y vive del cuento». «Ha salido con carácter como su padre». «Tienes piernas de hombre». «Para ese pecho mejor no enseñes». «Ya te crecerán las tetas y volverás loca a los hombres». «¿A tu edad y sin novio?». «Te vas a quedar para vestir santos». «Maquíllate un poco, estarás más guapa». «Pero no te pintes los labios que parece que vas buscando». «Sé más natural». «Estás muy delgada». «Estás muy gorda». «No calientes lo que no te vas a comer». «Come un poco, pero sin pasarte». «Ponte faldas». «Pero no tan cortas». «Con ese escote normal que te miren». «Pero lo de tu hermano es distinto, es un chico». «Como no aprendas a cocinar a ver quién te quiere». «¿Bebes whisky? Si eso es de tíos». «¿Tú eres la jefa?». «Mira dónde ha llegado, a saber por los despachos que habrá pasado haciendo favores». «Se te va a pasar el arroz». «Céntrate en tu familia, deja un poco tu carrera». «Qué suerte que tu marido te ayude en casa». «Mucha minifalda pero luego no te quejes si te tocan el culo». «Qué carita tan triste… ¿te la quito yo?». «¿No te intereso? ¿Qué pasa? ¿Tienes novio?». «Si yo fuera tía sería una guarra». «A las feministas lo que os falta es un buen polvo». «No te enfades, con lo guapa que eres». ¿Quién te va a querer con ese carácter?». «¿Lesbiana? Eso es porque no te han dado lo tuyo». «¿Vas sola? ¿Y tu novio?». «Mujer al volante…». «Pero no te enfades, es solo un decir».

Más de 30 mujeres han escrito esta columna con frases que han recibido a lo largo de su vida. Enunciados sexistas que demeritan nuestro valor, opinión y elección. Expresiones que perpetúan roles de género que representan una barrera para el pleno ejercicio de nuestra libertad. ¿Hasta dónde una expresión cultural puede ser considerada una forma de presionar para actuar de una determinada manera? El fantasma cultural nos hace asumir roles estereotipados que marcan nuestra sociedad. A veces es difícil actuar como realmente te gustaría porque significa ir en contra de lo que se espera de ti. Comencemos a cuestionar esas frases que, lejos de ser un decir, son una losa pesada, extenuante y asfixiante.

Artículo publicado el 23 de septiembre 2020 en Huelva Información.

Comparte esto:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas Recientes